ruta a kratie

Tercera etapa de Ruta en Moto por Camboya: Sen Monorom – Koh Neak 90km. que nunca olvidaré

Desperté con el cantar de los pájaros y el sonido de la lluvia otra vez. Esa mañana sentia que me faltaba gasolina…si leíste el anterior post sabés de que hablo.. te lo enlazo aquí, así que sí, me habían robado casi toda la gasolina. Preparé la moto y salí cabreado como un toro por aquella rampa dirección a la primera gasolinera y después busqué a mi ya amigo pastelero, dos días le compré y dos días lo encontré en el mismo camino. Hasta a él le hizo gracia, el me aportó parte de la fuerza para salir esa mañana medio lluviosa y medio soleada. Pocos kilómetros tenía de ruta, pero como ahora voy solo, pues siempre salgo antes ya que no tengo a mi lado a Anna la dormilona..

Carreteras a medio hacer y caminos de tierra, todo esto predomina en esta parte de Camboya, coches que te adelantan a toda hostia y que raramente pitan, así que el susto que te pegas, no es pequeño…

Solo me faltaron unos kilómetros para cruzarme con otro chico occidental en moto como yo (raro en esta zona de Camboya ya que la gente no acostumbra a recorrerla en su propia moto), así que los dos miramos hacia atrás y frenamos.

¡Que bueno conocer al señor Mac Wild! Todo un personaje con el que nos pusimos a  hablar y nos tiramos como dos horas de chachara contándonos mil historietas de viajes. Hasta tal punto que un local nos dijo que nos sentasemos en la puerta de su tienda, y nos dio dos sillas, y el simplemente nos escuchaba. Una pena que nuestros caminos fueran en direcciónes opuestas, si no ahora estaríamos viajando juntos. Cosas del camino, que conoces a gente que con solo hablar un rato ya te da pena despedirte..

Y así lo hicimos, cada uno siguió su camino, el hacia el sur y yo hacia al norte,  mi pensamiento era dormir donde pudiera, ya que por eso tenia mi hamaca encima. Al llegar Koh Neak, lo primero fue comer, así que me di un paseo hasta que encontré el mercado del pueblo y me pedí un bocadillo, esta vez de carne, ya que con los huevos no tengo mucha suerte ultimamente… Lo siguiente fue encontrar una caseta de madera abandonada de las que se suelen haber por aquí para dormir, y después de darme un paseo por la zona ya la encontré.

El alojamiento improvisado en ruta: Una casa abandonada y mi hamaca con mosquitera,

No tenía piscina ni vistas al mar.. pero ya estaba bien para roncar.

Tenía techo, que era de lo que carecía mi hamaca así que ya me estaba bien. Ese día tenía el pie como una chiruca (hinchado), por no curarme bien una pequeña herida, me dolía bastante, así que me aproximé al sitio más cercano para apoderarme de un poco de agua limpia y poder curarme.

alojamiento en koh neak

Mmmm… que noche pase… la peor de todo el viaje con diferencia. El nervio de la pierna estaba tenso y me dolía a horrores, así que dormí más bien poco y mal. Eso sí, gratis.

Así que pasada esta noche del loro (como diria mi madre) ya había hecho noche en ruta y me disponia a llegar a la siguiente destinación Ban Lung.