ruta hacia seam reap

Nos despedimos de Vietnam para saludar a Camboya cruzando la frontera de Môc Bài – Bavet y llegada a Snoul

Últimas dolorosas sensaciones dejando Vietnam, por un paso fronterizo que nos la intentó colar dos veces.

Que mal me sentó madrugar aquel día. Para mi tanto como para Anna no era un día cualquiera.. era el día en el que dejábamos atrás un país en el que vivimos muchas experiencias y además decidíamos separarnos por unas dos semanas, era el último día que nos despertábamos juntos durante los próximos quince días.

Durante nuestro viaje durante ¡50 días! por Vietnam no todas fueron buenas experiencias, pero todas nos aportaron algo. Un país que de un principio nos costó de entender y de manejar, pero que con el pasó de los días se dio a entender para que nosotros lo disfrutaramos.

Seis y medía de la mañana y el despertador ya sonaba.. como de costumbre lo pare yo, ya que Anna dormía como una roca en la montaña… último despertador en Vietnam, último almuerzo, últimos gracias y últimos de nada… si, todo era lo último, ya que en unas horas cruzabamos a Camboya.

Los nervios iban y venían ya días atrás, cruzar una frontera nunca gusta y nunca sabes lo que te puede pasar, ya que la policía corrupta y los timadores que rondan por estas fronteras siempre te la pueden jugar. Y con el agravante que nosotros llevábamos a Xoài, nuestra querida Honda Win, ya que la decisión era cruzar en moto a Camboya y después de cruzar la frontera nos separariamos, Anna quería estar tranquila en las playas del sur, y yo seguía con mi sincio de querer explorar otro país a fondo y en moto.

No serían muchos los días que estaríamos separados, solo 17, pero después de estar juntos 4 meses durante 24h al día… pues apetece y no apetece.. ya que en mi caso, esos días habían sido días de seguir dándome cuenta de que a quien tengo a mi lado y con quien estoy viviendo un sueño es mi pareja, mi amiga y mi gran apoyo, siendo todo mucho mejor.

 

Nuestra experiencia cruzando la frontera Môc Bài (Vietnam) – Bavet (Camboya)

Sólo nos separaban 70km hasta el paso fronterizo elegido, el más cercano también desde Ho Chi Minh, Môc Bài -Bavet. Sí, estoy algo melancólico lo se.. fue una ruta por parte nuestra silenciosa, en la que la dirección era hacia adelante, pero en la que nuestros pensamientos solo podían mirar hacia atrás. Pocos kilómetros pero para mi eternos. No podía dejar de pensar en que todo saliera bien, en no tener problemas al cruzar la moto, los típicos timos… (después soy yo el que le dice a Anna que no sufra que todo saldrá bien..) jajajaja.

 

Nuestra experiencia cruzando la frontera Vietnam – Camboya en moto

Llegamos a la frontera he intentan timarnos por primera vez, un chico nos aborda pidiéndonos los pasaportes, diciéndonos que él nos tramita la visa, que tranquilos… a nuestra respuesta contundente de que ¡NO! ya ven que no picaremos y pasan de nosotros.

Un poco perdidos al principio y sin saber muy bien donde dejar la moto, al final ya nos centramos y empezamos a dar pasos firmes y en buena dirección.

Llegando al punto en el que ya entregamos todo rellenado y con nuestras fotos, otra vez intentaron timarnos, esta vez el chico que nos pondría el sello.. con el cartel en nuestra cara de que teníamos que pagar 30$ por persona, nos pide 64$ por los dos visados, y a nuestra pregunta de porque tenemos que pagar más,  nos dice que es para obtener la Exprés Visa…  le decimos que no vamos a pagarlos, como era obvio, y nos dice, ok, tendréis de esperar mucho más tiempo… como si nosotros tuviéramos prisa… Jajajaja…ok no problem. Finalmente pagamos 60$, nos sentamos a comer un poco de fruta, sin más problema, y la larga espera se convirtió en no más de 15 minutos.

Así que más contentos que unas pascuas, pásamos el control de immigración, recogemos la moto y cruzamos sin escuchar ningún silbido… y así fue.. uuuff… después de tanto sufrir.. para nada, ya estábamos a “salvo” en tierras Camboyanas y sin ningun problema ni de timos ni con la moto. ¡Perfecto!, de nuevo nos da la sensación de tener una flor en el culo.

 

Los primeros pasos en Camboya nada más cruzar la frontera

Sacamos unos dólares en el primer banco que vimos y fuimos en busca del autobús para que Anna pudiera ir hacia Phnom Penh. Todo se me paso rapidísimo, encontrar el autobús, hacer el intercambio de mochilas (ya que Anna se llevo parte de mi mochila para que Xoài fuera más ligera), y sin ni siquiera darme cuenta, ya estaba yo solo encima de la moto y de camino a mi primera parada en este país.

 

Primeros kilómetros en Camboya

Ya tenía sabido que muchas carreteras eran simples caminos de tierra. Los primeros 35km me hacían dudar de dicha información,  pero al tomar el primer cruce todo se confirmaba. 50km hice por medio de comunidades y cruzando kilómetros de plantaciones de arroz, sorteando y no sorteando… miles de baches de piedras de charcos de gallinas, de olas de polvo creadas por los camiones que me cruzaban como si yo no existiera… todo un tramo que pensaba que no tenía fin pero que estaba disfrutando como un niño pequeño. Comenzando a ver las diferentes etnias que caracterizan esta región de Camboya, me vinieron imágenes de Vietnam, en sus regiones más del norte. Hasta que al final llegue a la “Hichguay”, donde me tope de frente con el señor asfalto. Y entonces todo cambio radicalmente, kilómetros y más kilómetros de rectas y de carreteras en buen estado y super planas, (aquí pensé yo.. perooo.. ¿Aquí no hay montañas?  Aunque sea una..). Y así llegue hasta Sonul, mi primera parada después de 270km desde Ho Chi Minh. Menudo pateo, estaba muerto…

Ahora lo peor, buscar cama bien de precio, y algo para comer. Encontré un lugar para dormir por seis dólares que estaba bien, ya que fue lo más económico, y no dude en echar el ancla por una noche.

La cena me tenía sorpresa preparada… ya que cuando yo pensaba que pedía un bocadillo de tortilla, lo que pedí fue un bocadillo de huevos de (pato o gallina) a medio fecundar.. podéis imaginar el olor y la pinta del bocadillo ¿no?.. pues si, no me lo comí. Me compre un zumo y algo de fruta y con mis Instant Noodle esa noche ya hice vía.

 

DATOS BÁSICOS PARA CRUZAR LA FRONTERA VIETNAM CAMBOYA POR MOC BAI – BAVET

Cruzar la Frontera Môc Bài – Bavet: 30$ cada uno. No es necesario pagar nada más, así que si te piden más niégate.

Autobus de Anna hasta Phnom Penh: 5$

Hospedaje en Snoul: 6$ persona.