La fiesta local o fedtividad yasothon, pirotécnico para invocar a las lluvias en mayo

Mae Hong Son, una de las experiecias por las cuales nunca olvidaremos Tailandia

Llegamos a Mae Hong Son desde Pai en un bus local, nos costó muy barato pero fue realmente desesperante. Tanto Pai como Mae Hong Son se encuentran al oeste de Tailandia, en una cordillera repleta de montañas que crean una barrera natural con Myanmar (Birmania).

Dicho bus local tenia grandes dificultades para circular por las empinadas carreteras llenas de curvas, incluso andando con la mochila, en algunos trozos, hubiéramos ido más rápido. Evidentemente no había aire acondicionado. Ventanas bajadas, melena al viento y asientos de anchura no reglamentaria en España, en los que no cabían nuestros culos aplastados y resentidos por las camas, a cual más dura en todos nuestros alojamientos ¿por qué siempre son tan duras? Debe haber una explicación científica o cultural, seguro…. Nuestro compi de casa, Cristian, estaría encantado.

 

LA LLEGADA A MAE HONG SON

Finalmente llegamos a Mae Hong Son, creo recordar a las 15 de la tarde. Al llegar a la estación solo había un tuk-tuk y dadas nuestras experiencias siempre hemos intentado evitarlos. Pedimos el mapa de turno, preguntamos por la distancia al hostel elegido y nos envalentamos a a ir a pie o leg-leg (nuestra alternativa a tuk-tuk 😉 ). Supongo que os podréis imaginar lo duro q fue… Con esa calor… a esa hora… Menos mal que solo fue una media hora de camino.

 

 

LAS SENSACIONES JUSTO AL LLEGAR A MAE HONG SON

Los que nos conocéis, a Didac y a mí, sabéis perfectamente lo optimista que Didac es y por otro lado, aunque casi siempre alegre, lo pesimista que suelo ser yo (los polos opuestos se suelen atraer 😉 ). Yo estaba enormemente triste, arrepentida y medio enfadada de haber elegido esta destinación. Mae Hong Son parecía una ciudad bonita pero hacia una calor exagerado y parecía que no había mucho por ver. Además, todo iba más allá, en nuestra ruta habíamos planeado ir bajando por el oeste, en vez de hacerlo desde Chiang Mai a Bangkok como en la subida, en nuestra idea de entrar a Laos por el sur para así poder entrar por el norte a Vietnam y ver todo lo máximo posible. Evidentemente, al ver como eran los trayectos en el oeste que aunque parecían cerca, las montañas los hacían casi imposibles de elegir, tuvimos que cambiar de planes.

Gracias al optimismo de Didac, dejo mi pesimismo en la estación de bus y decidimos alquilar una moto y conocer la ciudad y su entorno.

Templo colina mae hon son.

P5140323-1

 

NUESTRAS PRIMERAS VISITAS EN LA CIUDAD DE MAE HONG SON

Empezamos con ver la puesta de sol en el templo situado a lo alto de una colina de la ciudad (Wat Phra That Doi Kong Mu), espectacular, junto a las vistas de todo Mae Hong Son, Aeropuerto incluido y las montañas que le rodean.

Al día siguiente y siguiendo las recomendaciones de la señora del hostel (Johnnie Guest House), muy maja por cierto, decidimos ir a la Fish Cabe, a la Pa-Sau Whaterfall, a un pueblo productor de té con degustaciones gratuitas y finalmente un lago en la población Huay Ma Kay Soam (Tomato Village). Todo ello subiendo hacia las montañas, con unas subidas y curvas empinadisimas en las que ni la moto tiraba.

P5130271-1

 

CUANDO LAS COSAS O EL DESTINO SE TUERCE… A MEJOR

Ahora llega lo peor y lo mejor. Cuando ya nos disponíamos a volver del lago de Huay Ma Kay Soam (Tomato Village), después de conocer a una pareja de alemanes encantadores y un chico Mejicano que siguió con nosotros, de golpe, la moto se nos estropeó en medio de la auténtica nada. Os podéis imaginar mi cara y mi preocupación… A una hora o menos del anochecer… Entonces, mientras llamábamos a la compañía del alquiler de motos, unos locales nos dijeron que iban a llamar al mecánico del pueblo. Entonces llegó Ben, nos dijo que arrastráramos la moto hasta su casa, Didac arrastró la moto en una subida y después aprovechó la pendiente de bajada para llegar hasta donde Ben nos dijo. Su yerno nos intentaría arreglar la moto y si no fuera posible, podríamos alojarnos y comer en su casa, nos explicó que tenía una escuela de inglés y que debía marchar a las clases, que si queríamos podíamos visitar. Yo no lo dudé y le pregunté si podía ir. Nos dirigimos hacia la primera de las tres clases, había un australiano-americano haciendo clase. Todos los niños se levantan y dicen algo que no entiendo, Ben me pide que hable con ellos. Les digo mi nombre, de donde procedo y mi edad, les pregunto por la suya.

Ahora nos encaminamos hacia la segunda clase, la de los medianos. Cuando salimos de la primera clase no puedo evitar llorar, estoy cansada y la pobreza que veo me pilla por sorpresa, soy muy sensible, sobretodo con todo lo vulnerable (niños, ancianos y animales y aún más si no tienen recursos). En la segunda clase lo mismo, se levantan, dicen algo y conversamos un poco. Después nos dirigimos a la tercera clase, la de los más peques, que se muestran menos atentos y más despistados, entre todo esto, voy a buscar a Didac, no quiero que se lo pierda, además ya he hablado de él (que raro). Los medianos me preguntaron por mi “nick name”, como mi nombre es tan corto, no tengo, pero Didac si, yo siempre le llamo Didi y dada la situación les propuse conocerlo y ellos muy motivados me dijeron que si.

Didac también se queda impresionado. La moto ya está arreglada, se ha hecho de noche pero podemos volver a la ciudad. Ben nos sigue insistiendo en que nos quedemos en su casa, que podemos hacer de profes a los niños, les va bien para escuchar diferentes acentos extranjeros y perder vergüenza al hablar con ellos. Ya hemos pagado la noche en el alojamiento de Mae Hong Son y no lo vemos claro. Le comentamos a Ben que lo hablaremos entre nosotros y quizás volveremos al día siguiente.

Después de cenar y ya en el Guesthouse lo hablamos, lo decidimos rápido, mañana nos vamos hacía allí a vivir una real aventura en las montañas, con la pobreza, las conocidas etnias o tribus de la montaña de Tailandia y a intentar aportar una experiencia positiva y de aprendizaje a los niños de la escuela.

 

NUESTRA ESTANCIA EN LAS MONTAÑAS DE TAILANDIA

Estuvimos dos noches, las peores de mi vida (sin colchón, en el suelo, rodeada de bichos y arañas, no puedo con ellas, cucarachas voladoras, humedad….letrina como lavabo único, agua muy fría para la ducha, sin pica para lavar dientes y cara, sin espejos y comida extremadamente fuerte siempre con base de arroz, para desayunar, comer y cenar) pero sin duda, las más enriquecedoras.

Tanto Didac como yo junto a Mich, el australiano, hicimos dos días de clase, fue muy divertido ver como iban perdiendo vergüenza y las dificultades para enseñar algunos conceptos que no entendían, imaginar el panorama: Thai-inglés-español. Como se reían cuando decía algo en Thai y que risa escuchar a los alumnos de Didac riendo sin parar (es un crack en alegría) y diciéndole teacher, teacher, a el, que dejó el colegio a los 16 siendo un alumno con estima pero con deficiencia en atención. Si le contara a sus profes que ha hecho de profe…. ¡No se lo creerían!.

Más allá de la experiencia educativa, los niños nos invitaron a una de sus fiestas populares ¡¿en serio?! No lo podíamos creer, eso si que era una experiencia tailandesa real. A las 6 de la mañana los niños ya despertaban a Mich, ya que tenían más confianza con el, estaban como los niños en Navidad, muy emocionados por la fiesta y sus invitados “especiales”.

El festival, se trataba del “Yasothon”, la fiesta más importante de las aldeas en mayo, en la que se crean cohetes de bambú llamados “bang fai” y los lanzan hacía el cielo para llamar a las lluvias, dicha temporada está a punto de llegar.

Nos quedamos anonadados, ¡vaya petardos, eso era más propio de la NASA que de Tailandia! Todo un festival pirotécnico, casi nada que envidiar a nuestro San Juan. Entre tanto nos estuvimos relacionando con la gente local, no paraban de mirarnos, éramos la gran curiosidad de la fiesta, aunque para nosotros también ellos, claro. Descubrimos sus costumbres, su manera de bailar, su whisky de arroz, nos saludábamos con nuestros alumnos y yo me hice amiga de tres niñas, no hablaban casi nada de inglés pero intercambiamos fotos e incluso me regalaron una pulsera, que monas, lástima que yo no llevaba las nuestras encima.

Anna haciendo de profesora de ingles durante nuestro voluntariado gratuito en tailandia

Didac haciendo de profesor de ingles en voluntRiado gratuito en tailandia

El equipo de voluntarios

La fiesta local o fedtividad yasothon, pirotécnico para invocar a las lluvias en mayo

 

NUESTRA FUGAZ Y EXCENTRICA VISITA A MYANMAR/BIRMNIA

Pero las experiencias en la montaña no acaban. Al día siguiente Ben nos llevó a Myanmar-Birmania, su país de origen, a tan solo 20 minutos de trayecto en moto desde su casa con un camino que tela, con lo que os podéis imaginar la corta distancia. Nos llevó a un campo militar, entrar a Myanmar es bastante complicado, es un país bastante cerrado y necesitas tramitar el visado con antelación. Pudimos ver como vivían los militares e incluso nos regalaron un paquete de su café-té, producido especialmente para ellos, comimos con ellos y los chicos dispararon una pistola en una diana improvisada, nos saludamos a su manera y nos hicimos una foto con el capitán y el segundo capitán, dentro del campo no podíamos hacer ni una foto y siempre estábamos escoltados. Os podéis imaginar lo prohibido que era todo aquello…pero gracias a Ben, sus contactos y creemos que un poco de soborno, pudimos estar en Myanmar y en un campo militar. No lo podíamos creer.

 

LA PRUEBA DE QUE EL PESIMISMO DEBE SER ABOLIDO

Como veis y como reflexión final, el pesimismo debe estar prohibido, ya que es una estupidez, yo estaba muy triste de haber llegado hasta Mae Hong Son, un lugar demasiado recondito y alejado y os podéis imaginar mi desesperación y miedo cuando se nos estropeó la moto en medio de la nada a poco de anochecer, pero al final, todo ello fue lo mejor que nos podía pasar y sin duda una de las mejores experiencias en Tailandia y como suelen ser las mejores aventuras, inesperadas.

Me gustaría enlazar la página web de Ben, ya que ofrecen trekkings por las montañas muy interesantes, homestay y además voluntariados para la escuela, así como donaciones monetarias. Por lo que Ben nos comentó, este año se acaba la bonificación del estado y sin ella no podrán soportar los gastos de la escuela, son tan pobres tanto profesores como alumnos…. Mitch y yo intentaremos buscar páginas para conseguir donaciones, así que si conocéis de alguna podéis pasárnosla ;).

Ten and Ben Trekking

Otra anotación muy muy importante. Sobretodo, no alquiléis las motos de la compañía PA en Mae Hong Son, son de muy muy mala calidad, consumen mucha más gasolina de lo habitual, no sirven para realizar las visitas turísticas de los alrededores y además el trato es fatal. Recomendamos alquilar una en el Hostel o Guesthouse y preguntar si va a servir para ir a las montañas, si es con marchas mejor que automática, nosotros alquilamos la de Johnnie House y mucho mejor.

 

Proxima parada El Parque Natural de Khao Yai, la autentica selva en el este de Tailandia.

 

DATOS BASICOS DURANTE NUESTRA ESTANCIA EN MAE HONG SON

LLEGADA: Desde Pai en bus local durante 4 horas. Habían “vans” que tardaban menos pero sin duda el bus local era la opción más económica.

ALOJAMIENTO:
– Johnnie House, recomendado por Mundo Nómada. Estuvimos dos noches en las habitaciones con baño privado y ventilador 425 THB las dos noches negociando (las demás estaban ocupadas). Yo la primera noche no podía dormir de la calor que hacía. Estuvimos una noche más después de bajar de las montañas en las habitaciones con baño compartido (150 THB). Y según nuestra opinión y manera de viajar, la calidad/precio fue mucho mejor.

PRESUPUESTO DIARIO: 1.200 THB aprox. por pareja. En las montañas, a parte de tener que pagar la moto de alquiler, le dimos 500 Baths a Ben para ir a Myanmar para el “soborno” de los militares y le dimos 1.000 Baths más por nuestra estancia (2 noches, 2 desayunos, 2 cenas) porque quisimos, ya que el no nos pidió nada, lo hicimos para compensar los gastos ocasionados durante nuestra estancia y para dar un poco de donación para la escuela.

TRANSPORTE DURANTE LA ESTANCIA: Moto. Importante, no alquilar en PA, junto al lago.

VISITAS:

En Mae Hong Son

– Lago ( Nong Jong Kham) y templos en el lago: Wat Jong Klang y Wat Jong Kham

– Templo en la colina: Wat Phra That Doi Kong Mu

En los alrededores de Mae Hong Son

– Fish Cave

– Pa Sau Whaterfall

– Huay Ma Kay Soam (Tomato Village)

– Mae Aw Snan ( pueblo productor de té con lago)