Cascada parque nacional de Bokor en Camboya

Kampot, pueblo colonial en las faldas del Parque Nacional de Bokor en Camboya

Después de pasar dos noches y un día en la capital de Camboya con una fuerte sensación de desprotección, por fin llego a un sitio tranquilo y dejo de sentirme así, empezando finalmente mi gran aventura de viajar en Camboya sin Didac.

Nada más bajar del bus, cuando ya me disponía a checkear los dos Guest House que había elegido como interesantes el día anterior, una chica francesa, Pauline, me pregunta si tengo algo reservado, le digo que solo tengo algo mirado y que me dispongo a checkear, me pregunta si puede venir conmigo y vamos las dos juntas. Finalmente nos alojamos en Orchid Guest House, decidimos compartir uno de los Bungalows por 9$. Perfecto. La verdad es que el alojamiento y el trato fue excelente. Todo estaba súper limpio, la cabaña muy bien decorada y acogedora y el trato del personal excelente.

Entrada orchid guest house, alojamiento en Kampot

Nuestro bungalow en Kampot

Lo primero que hicimos al llegar fue comer algo, y pasear por el pueblo, por el río, incluso cruzamos al otro lado de este, la verdad es que el pueblo no me pareció nada del otro mundo, lo más bonito se encuentra alrededor del río, me gustaron más otras ciudades coloniales como por ejemplo Luang Prabang en Laos o Hoi An en Vietnam.
Ese mismo día decidimos hacer una excursión al día siguiente al Parque Nacional de Bokor.

 

Visitamos el Parque Nacional de Bokor

Este parque, uno de las zonas militarizada por los Jemeres Rojos, fue lo que me pareció más raro y místico del viaje. Todo estaba bañado por una intensa niebla y a ratos por una intensa lluvia. Visitamos el palacio que los franceses colonizadores construyeron para el Rey de Camboya (o eso entendí), estaba totalmente abandonado.

Después fuimos al nuevo casino…. No entendí nada… Un casino, con mucho lujo y precios desorbitados en medio de la nada…. No se quien debe tener interés en ir allí. Seguidamente fuimos a la iglesia abandonada y al antiguo casino, todo ello, construido por los franceses colonizadores, también abandonado.

La niebla le ofrecía un ambiente muy adecuado… pero no nos dejó ver las vistas al mar y las islas próximas, que según el guía son muy bonitas.

La última parada fue una cascada muy bella. Después ya volvimos para el pueblo, a esperar a las 17:00h. para realizar la siguiente actividad.

 

El paseo por el río de Kampot

La excursión que contratamos también incluía el paseo en barca para ver el atardecer, navegar en el río y ver las luciérnagas. El amanecer no lo vimos porque estaba muy nublado, pero el paseo en barca fue muy relajante y bonito, además, cuando oscureció pudimos ver un montón de luciérnagas. Fue muy bonito. Lástima de la puesta de sol…

Anotación importante: Si no dispones de vehículo propio, te recomiendo 90% esta excursión. En el precio (10$) se incluye el desplazamiento hasta el parque y a todos los puntos de interés, comida, agua y el paseo en barco. El paseo en barco, si lo contratas independientemente a la excursión cuesta 5$. Así que si le sumas la comida, el agua, el alquiler de moto y el hecho de intentar encontrar todos los puntos de interés en el parque, creo que sale a cuenta. En contra diré que te sientes un poco cabeza de ganado… Y a mi no me suele gustar esta sensación, con lo cual, si no te quieres sentir lo mejor será que alquiles una moto, visites el parque por tu cuenta (todo está perfectamente señalizado) y contrates la excursión en barca por el río.

Al día siguiente, Pauline se fue hacia Siem Reap y yo hacía las esperadas playas: Otres 2 en Sihanoukville.