templos de camboya

Emprendo el viaje hasta Phnom Penh sin Didac nada más cruzar la frontera Vietnam – Camboya

Un día te levantas en un país, y te acuestas en otro…. Esto es muy normal entre viajeros, igual que sentir esa sensación de moverse más que los precios. Ahora estoy aquí y ahora allí con, en algunos casos, a unos cuantos cientos de km, si no miles entre ellos.

Cambiar de país siempre es difícil y emocionante a la vez, te despides de un país que te ha aportado nuevas sensaciones, te ha arropado y lo has disfrutado. Por otra parte, experimentas ese sentimiento de cambio, interés y emoción por conocer de nuevo, los tres primeros días deberás aprender las palabras básicas, tratar con la nueva moneda, el carácter de su gente y las primeras “novatadas”.

Esta vez fue diferente, finalmente y como explico en el post “La decisión y sentimientos de viajar a Camboya por separado” estas experiencias las debería sentir sola por primera vez. Cruzamos la frontera Vietnam/Camboya Didac y yo juntos con Xoài y después nos despedimos entre alguna lagrimilla para yo coger un autobús hasta Phnom Penh y Didac con Xoài hacía el noreste de Camboya. Estaríamos en el mismo país, pero solos o mejor dicho, separados, solos no sería la palabra adecuada.

 

Los primeros sentimientos en Phnom Penh y ¡ viajando sola!

Cuando llegué a Phon Penh y sentí nuevamente y después de más de tres meses (al llegar al aeropuerto de Bangkok) una extraña sensación de confort dentro del bus. ¡No quería bajar! Y claro… tuve que hacerlo… Bien, bajo, negocio con el primer Tuc Tuc que me lleve a un Hostel que había encontrado en internet, el conductor no lo encuentra, al final entre los dos, no damos cuenta de que le estaba enseñando un Hostel de Saigon… Los nervios me la estaban jugando. Cambio de idea y vamos a otro que está en otra zona, tengo que pagar un dólar más, ¡que le vamos a hacer! Llego, y no es lo que espero y la zona muy muerta. Quería encontrar un Guest House que estuviera en una zona turística para poder estar rodeada de gente occidental, lo necesitaba para sacarme ese “miedo/nervios” de encima.

Decido sentarme, tomar algo y revisar en internet y en la Lonely Planet la oferta de alojamiento. Ya he localizado el lugar, decido intentar ir andando (2km). Voy con mi mochila grande, la pequeña y una bolsa con cosas de Didac… y hace mucho calor. Finalmente cojo una moto y me lleva al sitio. Creo que no encontré lo mejor del lugar pero me conformé. Dejé todo, me duché y decidí ir a cenar algo, ver algo en internet y dormir con una sensación extraña de desprotección.

 

De visita por la ciudad de Phnom Penh

Al día siguiente seguía con la sensación de desprotección, pero decido ir a conocer la ciudad, eso sí, decidí no ir ni al Museo de Tuol Sleng o S-21 ni a los Killing Fields, no quería sentirme peor. Decidí visitar el Palacio Real, el mercado antiguo, el mercado central y el parque donde se encuentra el Wat Phnom.

 

El Palacio Real de Phnom Penh

El Palacio Real, con su pagoda de plata, su Buda esmeralda, su Buda de oro con casi 10.000 diamantes y un sinfín de edificios súper lujosos en una ciudad llena de gente en silla de ruedas, sin brazos, durmiendo en la calle, con niños desnudos por todos lados…. me pareció irreal… pero así suele ser la monarquia…. Eso sí, es precioso, aunque irreal.

Nota importante: debes llevar pantalones largos y camiseta de manga corta mínimo y no sirve tapar los hombros con un fular…. Yo tuve que ir a cambiarme para poder entrar, cuando al cruzar la esquina ya te encuentras a niños totalmente desnudos por la calle….

 

Los mercados de la ciudad de Phnom Penh

En cuanto a los mercados, tanto el antiguo como el nuevo… bien… Te sirven para pasear y conocer la ciudad… Ya que tampoco entusiasman, en mi caso se encontraban de paso por el recorrido que decidí hacer, con lo cual no tuve que ir expresamente.

 

El Parque del templo Wat Phnom

En cuanto al Parque del Wat Phnom… Se me hizo muy curioso como conviven en el mismo lugar perros, gatos y monos. Cuando llegué decidí escoger una sombra, escribir un poco y comer algo de fruta que había comprado en el mercado. Y así lo hice. En el post Consejos para viajar a Camboya, os cuento más sobre el Timo que me quisieron colar en este parque.

Cuando acabé de visitar todo lo que me apetecía, fui al paseo que hay en el río a descansar un poco y luego andé hasta llegar al Guest house. Ducha, compra de los tickets para ir a Kampot, cena y a dormir.

 

DATOS BÁSICOS Y CONSEJOS PRÁCTICOS DURANTE LA ESTANCIA EN PHON PENH

Alojamiento en Phnom Penh: Lazy Gecko Guest House. Elegí la habitación doble/baño exterior (6$) Mala hospitalidad, habitaciones rozando el límite de la sencillez a la insuficiencia… Baño sin agua caliente y un tanto sucio… En el grifo de la pica, no era posible ni lavarse los dientes del poco agua que sale.

Restaurante en Phon Penh: Creo que en esto tuve mucha suerte. Cuando salí a cenar, en la calle transversal al Lazy Geko había un montón de puestos de barbacoa, decidí pasear por allí para encontrar alguno que me entrara por los ojos… No lo encontré, así que seguí andando hasta cruzar una rotonda y encontrar un Buffet de Sushi, justo delante encontré justo lo que buscaba. Un hombre con la típica paella grande y abombada moviendola y removiendo lo que cocinaba con un cucharón. Pregunté el precio y costaba 1,5$ tanto Noodles como arroz con verduras y carne a elegir en un plato muy grande y todo muy sabroso. Sobretodo los Noodles. Sin carne 1,15$. Comí allí las 3 comidas durante la estancia en Phnom Penh.

Coste de las entradas: Lo encontré un poco caro. El Royal Palace 6,5$ y el Museo Nacional (no fui) 5$. En cuanto al templo Wat Phnom (1$), tampoco entré, decidí quedarme solo en el Parque. No fui ni al museo del holocausto ni a los Killing Fields.

Desplazamiento en la ciudad: Excepto para ir a los Killing Fields lo puedes hacer todo andando, aunque si alquilas bicicleta (suficiente) todo va a ser mucho más rápido.

Para acabar, decir que si no quieres hacer ninguna actividad extra, si lo que quieres hacer en Phnom Penh es visitar lo esencial en la ciudad, lo puedes hacer en un solo día.

Próxima parada de Anna: Kampot, pueblo colonial con río en las faldas de la montaña de Bokor.