vistas ban lung

Cuarta etapa de Ruta en Moto por Camboya: Koh Neak – Ban Lung 74km disfrutando al máximo de Camboya

Este día no me desperté, simplemente como casi no dormí el despertar me pillo despierto. Las seis de la mañana y ya le estaba poniendo el atuendo a Xoài, un almuerzo rápido y con la sensación de haber estado toda la noche de cachondeo por ahí, Xoài y yo comenzamos a dirigirnos hacia Ban Lung.

Kilómetros y kilómetros por gravilla saltarina, solo vi cuatro coches,  pero cada uno de ellos me fusiló al pasar por mi lado.. las piedras del suelo era como si me las tirarán desde la ventanilla del coche. Qué dolor. Hasta llegar a Lhumpat, donde empezaría una ruta más por interior toda de caminos de tierra.

Como me gusta el color que tiñe este país, el rojo de la tierra y el verde de mil tonalidades que desprende la naturaleza.

Xoài me falla en medio de la nada rompiéndose la cadena

Un clac de la rueda trasera me llevaba siguiendo ya hacía unos cuantos kilómetros y eso no me gustaba nada, pero por suerte, y como caído del cielo, encontré un mecánico en medio del sendero.. él decía que eran los cojinetes… los cambiamos, y después de nada todo seguía igual.. nooo peoorrr.. ya que al poco rato se me rompió la cadena.

mecanico camboya

En este caso si que estaba perdido, porque solo tenia dos casas  más atrás y se perdió el clip que unía la cadena. Fui a la casas y el chico no dudó,  me hizo señas para que entrara la moto. En un plis plas me lo arregló… con dos llaves, una caja llena de despojos y un trozo de alambre. Todo un artista, es más no he cambiado la “chapucilla”,  ya que lo encontré mejor que el mítico clip.

rotura de cadena direccion kratie

Salí de la casa más feliz que un tornabis y rezando para que no se rompiera nada más de la moto. Si supierais donde estaba metido en ese momento entenderiais el porque de estar tant contento por el buen arreglo y la preocuapción para que nada más ocurriera.

Conozco a un Camboyano ¿aventura o riesgo?

Sólo eran las doce del mediodía… y las historias no cesaban. Seguí mi ruta por los caminos hasta cruzarme con otro hombre con una serpiente colgando de un palo, me picó la curiosidad y di media vuelta,  en cuanto me vio se paró en frente de una casa. Era una serpiente considerable, de un metro seguro.

No tardó nada en salir un hombre que hablaba un poco de inglés, Hop, así se pronunciaba y así lo escribo, jajajaja. Como no, me dio pasó a la mesa ofreciéndome Angkor rice (licor de arroz típico de aquí), yo acepté su hospitalidad y me senté junto a él y sus amigos en aquella tarima de madera.El hombre empezó a explicarme su historia (verdadera o no), que no tenía familia…, que se había separado porque su mujer era mala con él…, que ahora estaba perdido sin nada ni nadie… que le tuvo que pagar a su mujer algo así como 2000$… al final me terminó pidiendo mis chanclas… yo, como no, se las regalé ya que las suyas daban miedo.

Voy a resumir un poco [..] (como hacen los profesionales).
Terminamos en una casita entre medio de arrozales con una gente mayor haciendo la oración del arroz y bebiendo todos juntos. Todo un trámite en el que yo no las tenía todas conmigo.. no sabía si me querían robar o matar, yo que se, se me paso de todo por la cabeza. Ya que su inglés era peor que el mio,  todos iban bastante borrachos y me encontraba en medio de la nada. Quedamos en vernos al día siguiente,  ya que la “excursión” al sitio de la “oración al licor de arroz” la tenía que pagar yo y le dije que no tenía nada encima. Tenía que madurarlo todo un poco. Os cuento en el siguiente post como continuó la cosa con mi “amigo” camboyano Mr. Hop.

Al final llegue a Ban Lung sano y salvo con una historia más que recordar.

DATOS BÁSICOS DURANTE MI ESTANCIA EN BAN LUNG

Después de mucha búsqueda encontré un dorm por 2$ que olía a humedad pero que era fresco así que me aposente en él.

Alojamiento en Ban Lung: 2$ por persona.