OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Chiang Mai y Pai, tan cercanos y tan distintos

Chiang Mai, tan conocida y popular por todo el que visita Tailandia, diria que  ha perdido casi todo su encanto, ya que está masificada de turistas y repleto de agencias de tours que faena tienes, para ver a gente local haciendo su vida normal. Se trata de la segunda ciudad más importante de Tailandia,  ya sabéis que no somos mucho de ciudad y después de ver Ayutthaya, Sukhotai y Kamphaeng Phet,  con sus maravillosos templos llenos de historia y el paso del tiempo,  era difícil que nos enamorara. 

El casco antiguo, que es donde te sueles alojar, es una antigua muralla rodeada de un rio de la que ahora solo se ven algunas puertas en pie que son por la que sueles acceder. Es habitual alojarse aquí por su variedad en precios económicos, la ley de a oferta y la demanda hace su función en esta ciudad, y más si se trata de temporada baja. En nuestro caso, teníamos a nuestro compi de viaje, Manolo, hospedado en el Jaidee Guesthouse y tras consultar varias recomendaciones fuimos directamente allí, no nos pareció mal del todo pero tampoco nos conformamos,  así que seguimos buscando y gracias a ya tener un precio orientativo encontramos un sitio mejor, regentado por una senyora tailandesa que nos rebajó su precio, así que por 50BHT más que en Jaidee, dormimos en un sitio mucho más limpio, con baño privado, gente súper atenta y más luminoso.

Nosotros a nuestra llegada ya notamos que la conexión con el lugar no fue muy buena, no surgió aquel filing que sientes cuando llegas a un sitio y ya sabes que vas a estar bien.  Pero le dimos una oportunidad.

 

Seguimos haciendo pequeños amigos

Al día siguiente de nuestra llegada fuimos a alquilar una moto para conocer las afueras ya que el centro lo puedes conocer dando un paseo de un día. Y nos fuimos a visitar una comunidad llamada Doi Pui, habitada por una de las tantas tribus de las montañas de Tailandia, un lugar un tanto turístico o así nos lo dio a entender, por sus tiendecitas de souvenirs de la zona, pero con un encanto especial que nos sorprendió, de camino a una cascada que queriamos ver, ya sabiendo que no tendría casi agua.. nos encontramos un colegio donde los niños jugaban en el patio, y como no,¡nos paramos a conocerlos! Diria que vamos a conocer más niños que lugares en esta aventura.

Estaban jugando con unos trozos de racholas intentando hacer casitas, poco tiempo nos faltó para comenzar a jugar con ellos, cosa que de un principio a ellos no les hacia mucha gracia.. ya que eramos dos extraños, pero en poco rato y después de insistir un poco, ya se les quito la timidez y nos enseñaron su escuela, con todos los dibujos, hechos por ellos. Pasamos un buen rato jugando juntos mientras Anna les hacía su famosa voltereta que no todos se atrevían a provar de un principio… ¡después hacían cola! Nos encanta poder sacarles una sonrisa siempre a los más indefensos, y con los niños tenemos la “mano rota”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

P5080064-1

Siguiendo nuestro camino llegamos al lugar de la cascada, ya previstos de que estaría seca. El lugar tenia mucho encanto por las  vistas y por la naturaleza que lo rodeaba. Mientras los niños de la zona disfrutaban de la poca agua que había, y la gente bombeaba el agua para tener sus tanques llenos para usar en su vida diaria.

IMG-20150508-WA0019-1

IMG-20150508-WA0020-1

 

Seguimos conociendo templos

Nuestra siguiente parada ese día fue un templo llamado What Phra That Doi Suthep, un templo situado a 10 km del centro de Chiang Mai. Repleto de turistas y de gente local, este templo es uno de los más importantes de la zona y para mi uno de los más bonitos, ya que tienes unas vistas espectaculares de toda la ciudad de Chiang Mai.
Se trata de un templo edificado en la cima de una montaña, construido, según cuenta la historia, donde murió un elefante que llevaba las reliquias de no sabemos qué o quien. Los tailandeses no esque sean unos expertos en contar la historia de cada cosa o cada etnia…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Despues de la calurosa visita a este templo y el poblado de Doi Pui, regresamos a la ciudad y nos dirigimos a un lago llamado Hay Tungsteno Tao.. pero fue un poco, “fail”… ya que después de pagar la entrada y pegarnos un chapuzon, una tormenta estaba de camino, y ya podías ver a todos los locales recogiendo y nosotros con miedo a las intensas lluvias de Tailandia, les seguimos.. y así terminamos un día por los alrededores de Chiang Mai.

IMG-20150508-WA0021-1

Al día siguiente visitamos los tres templos más importantes de Chiang Mai durante la mañana, antes de coger el autobús hacia Pai, quedándonos con las ganas de un thai massage de las manos de las prisioneras de la cárcel de mujeres de Chiang Mai.

 

Nos vamos para Pai

Nuestro siguiente destino fue Pai, un pueblecito a 3h de Chiang Mai, donde nos alojamos en un sitio muy chulo cerca del río llamado Familia Huts.

P5120191-1

20150509_175633-1

20150509_180858-1

Un pueblo con mucho ambiente y con unos bares nocturnos donde cada día había un evento diferente, siempre de musica en vivo. A nosotros nos encantó la organizada por el bar Edible Jazz, en la que quien quisiera/supiera podia cantar, tocar o ambos. Sin lugar a dudas, Pai es un lugar donde se crea un clima muy relajante escuchando a la gente tocar sus guitarras, flautas, armónicas.. todos con un buen filing que se contagia. Pai es por el momento el único lugar que hemos encontrado en el que todo el mundo es turista pero sin que sea molesto del todo.

En Pai pasamos tres días donde nos encontramos con nuestro amigo Manolo, y donde hicimos dos amigas más Meri e Irene, también de Barcelona, en esos días visitamos lugares cercanos como una cascada en la que hicimos una “amiga”, una perrita a la que el primer día le dimos unos plátanos (que hambre debería de estar pasando la pobre, para comerse unos plátanos) y la segunda apareció en nuestro rincón, alejado de la entrada del sitio y un poco difícil de acceder.

También fuimos a ver una preciosa puesta de sol tras las montañas desde un templo con un buda blanco en la montaña, muy típico en Tailandia.

Pai es un lugar en el que no hay mucho que hacer ni ver, pero que en nuestro caso decidimos estar y alargar la estancia por su buen rollo, para relajarnos, descansar, conocer a gente y sociabilizarnos un poco.

P5110183-1

P5110173-1

Nos pudimos relajar sin tener que pensar en nada, solo que en comer y descansar, que esto de viajar, a veces también te estresa.

 

Nos vemos en Mae Hong Son donde vivimos una gran aventura.

 

DATOS BASICOS DE NUESTRA ESTANCIA EN CHIANG MAI Y PAI

Llegada
Chiang Mai: Sukhotai-Chiang Mai, en autobus, contratado desde una agencia de transportes en Sukhotai, en la zona central de los templos. Con el mismo precio que en la central de buses pero ahorrando el tuk tuk hasta la estación.

Pai: Chiang Mai-Pai, en autobus local, contratado desde el Guesthouse.  Nos recogieron allí mismo.

Alojamiento
Chiang Mai (el nombre no lo recordamos.)

Pai: Familia Huts.

Sresupuesto diario: 1.200 Thb. 2 personas.