llegada a ban lung

Ban Lung, un lugar que me marcó

Mi estancia en Ban Lung fue algo extraña, el sitio no era precioso pero tenia su misterio.

En mi primera mañana visité las cascadas que me marcaba la aplicación Maps.me, sí así es, muchas veces lo hago así. Pongo waterfall en la aplicación y visito las que salen marcadas, y si no pues me doy un paseo por los caminos que también salen, así me puedo “perder” con más seguridad y descubrir más sitios a mi aire. De las dos cascadas que salían en el mapa, finalmente solo existía una, bonita y con colorido, pero una cascada más.

Después me fui al tan conocido Lago Esmeralda, que se ubica en el interior de un volcán. Era bonito y pase un buen rato bañandome y refrescandome, pero tampoco es que me emocionara el sitio, para ser sincero.

Por la tarde había quedado con Mr. Hop, para pagarle mi deuda y estar un rato con él. Sí, lo madure, y pensé que era lo “mejor”. Si no entiendes de que va la historia puedes consultar el post anterior aquí.

 

Decido ir a saldar mi deuda con Mr. Hop

Un poco más tarde de lo que habíamos acordado me fui a la casa en la que nos conocimos pero no estaba, la señora mediante gestos me explico que se fue al otro sitio donde estuvimos. Me dirigí hacia allí con muy pocas ganas, ya que si el estaba en ese lugar ya estaria ebrio otra vez, pero me sentia con la obligación de pagarle lo acordado.

Al llegar al sitio mis instintos no me fallaron, pero esta vez con el triple de gente.. situación de muy mal gusto, yo solo quería pagarle e irme, pero el cabezón insitió en que le acompañará, que me contrarian una historia… (la historia no me la contó él, si no que yo era el protagonista, muy a mi pesar).
Llegamos a una cabaña de bambú con todo de gente, unos fumando con pipas de bambú y metal otros un tipo de cigarrillos con hojas, otros bebian licor de arroz de las tinajas de fango… Sólo llegar ya vi que yo no pintaba nada en ese lugar, sus “amigos” ya empezaron a decirle que se fuera de allí con el “falang” (turista) y yo lo estaba deseando.

Una mujer muy mayor medio desnuda (como es normal en Camboya) me impacto mucho.. al intentar irnos uno de ellos no se que me decía y me seguía todo el rato.. abrazandome.. me quería quitar la llaves de la moto.. después me pidió agua, se la di, siguio abrazándome medio cayendose y dándome besos…los niños correteando, unos más pequeños que otros.. os podéis imaginar la situación por un momento… y a todo eso, todos mirándome claro… hacía tiempo que no me sentia tan mal..

El niño no quería aventura.. pues toma ración doble.

 

Como sacarme a Mr. Hop de encima, una nueva aventura

Al final conseguí escapar del sitio, pero con Mr. Hop encima de la moto. Así que fuimos a otra casa que estaba su ex cuñado y siguio bebiendo más. Entonces yo ya le dije que en un rato me marcharía, la señora de la casa nos sacó unos platos de arroz y pescado super picante, comí un poco de arroz y a la que puede me despedí y me escape de aquella locura..

Resumen del día, no hay mal que por bien no venga, al volver a “casa” me encontré un escorpión en el camino, lo mejor del día casi. Me pare, lo mire y lo remire y me fui.

No se si recordaré Ban Lung por sus cascadas su apreciado lago o por Mr. Hop, pero recordarlo lo recordaré esta claro.